lunes, 26 de octubre de 2015

A VECES, NO CREO EN LA JUSTICIA

Parece que algunos miembros del sistema judicial español no ve con buenos ojos que un maltratador sea acusado de amenazas, intento de homicidio, ni de maltrato psicológico sobre su pareja o ex pareja.
Resultado de imagen de mujer denuncia maltrato
Estamos volviendo atrás en cuanto a decisiones fiscales se refiere. Por un lado, Iris Francés, la última víctima de violencia de género asesinada en plena calle esta semana pasada en Tenerife, acudió varias veces a poner denuncias ante la comisaría correspondiente, la última quince días antes de su asesinato, y recibía asistencia psicológica de los Centros de la  Mujer del Cabildo Canario. Aún así, el juez desestimó su petición de ayuda y denegó la orden de alejamiento que pudo haberle salvado la vida.
Y ante esto nos preguntamos, ¿no es el juez cómplice en el asesinato de Iris?, ¿no pidió un informe de los servicios psicológicos que la atendían?, ¿no cree que el maltrato psicológico es tan mortal como el físico?
Son muchas las cuestiones que el Consejo General del Poder Judicial debería responder y abrir expediente a este señor que, tranquilamente, seguirá durmiendo sin tener en su conciencia peso alguno sobre este asesinato.
Iris pidió ayuda, hizo lo que la administración no se cansa de repetir: DENUNCIA, pero para qué si luego ante el juez puedes estar falseando la verdad e incriminando a una persona que es inocente, hasta que te mata.
Pero no fue solo Iris quien denunció y se apagó su voz en una sentencia que luego no fue condenatoria, teniendo que vivir con el maltratador haciendo lo que le viene en gana. Si el sistema judicial no abre los ojos, jamás podremos hacer nada para salir de este horrible problema que, junto a los políticos, parece que solo sirve para recriminarse unos a otros su actuación y seguir con los brazos cruzados.
Resultado de imagen de asesinada en tenerifeTambién la semana pasada, la Audiencia Provincial de Murcia, tras un año en espera para la resolución del juicio contra un individuo de la localidad de Bullas acusado de rociar con gasolina a su ex pareja, sobre el que pesaba una orden de alejamiento quebrantada, y que no consiguió su propósito porque el mechero que portaba no hizo llama, fue acusado por dos de tres votos. El tercero en discordia fue el juez Morales, quien aseguró que probablemente fue la propia mujer la que se roció con gasolina y que nadie había aportado a la causa el famoso mechero…un año después.
Quizás lo que vió el hijo menor de edad de esta pareja, que fue quien forzó a su padre a salir del domicilio y no fue hecho suficiente para que este magistrado acusara al maltratador.
Resultado de imagen de augusto morales, murciaParece ser que en nuestro sistema de defensa hay que esperar a que te peguen una paliza donde quedes muy grave para poder acudir a denunciar y que el juez te escuche y que, además, esto ocurra cuando la justicia quiera, es decir, con las fuerzas de seguridad presenciándolo, con vecinos viéndolo y aún así, se le llamará para colmo de males, presunto.
Y luego hablamos de lo desarrollado que está nuestro país. No hay más que ver la diferencia en algunos actos con lo que pasa en Buenos Aires, por ejemplo, donde la policía municipal se pasará cada 72 horas máximo, por aquellos domicilios donde haya constancia o haya habido de malos tratos, sin necesidad de que la víctima les llame, para saber cómo se encuentra y si el maltratador ha vuelto a molestarla.
Actuar no es solo hablar, señoras y señores. Actuar en moverse y evitar muertes, pero eso parece que no es suficiente para quienes pueden evitarlo.

jueves, 22 de octubre de 2015

RUSIA TIENE UN PROBLEMA

Hay cada vez más países que se preparan para luchar contra la violencia de género, aunque hay otros que son tan patriarcales y machistas que parece que jamás aprobarán una Ley que proteja a las mujeres de ser víctimas de sus hombres.
Resultado de imagen de domostroiEl caso más claro lo encontramos en Rusia y todos los estados que comprenden su Federación. Se ha intentando, desde 1995, que la Duma aprobara alguna norma que protegiese a las mujeres que se encuentran en una situación aberrante de maltrato, pero es muy complicado porque la mayor parte de sus miembros son hombres, machistas y estancados en su famoso libro, el "Domostroi".
Hay que hacer una mención especial a este libro para entender la Rusia actual. Es un recopilatorio de normas escrito en el S. XVI donde se enseña a gobernar la casa, no solo en sentido práctico (limpieza, elegancia) sino también en sentido espiritual. Lo terrenal es reflejo de la humanidad divina, y el sometimiento de la mujer al hombre debe regirse por el principio de que el hombre es el cabeza de familia. En este libro sumamente misógino, también se habla del contagio homosexual y de que todos los hombres deben ser educados de forma machista y totalmente heterosexual.
Muchas fueron las voces que denunciaron su práctica dentro de los progresistas del siglo XIX, pero nada se consiguió, como nada se ha conseguido al querer aprobar una Ley que amparase a la mujer rusa de los malos tratos por parte de sus parejas, en el año 1995, en el 1999, en 2007 o en 2014. Sobre todo debido a que quienes gobiernan están interesados, para conservar su dominio sobre la mujer y la sociedad, en excusar las malas prácticas machistas en su país, bajo el predominio de este libro que se ha convertido en la Biblia del patriarcado ruso.
Pero el problema está ahí, y la mujer rusa ve como las pocas cifras sobre su situación que se publican, indican que ellas ganan el 64% menos al hacer el mismo trabajo que un hombre, que más del 1% aún están sin alfabetizar (casi 150.000 mujeres), y en cuanto a las cifras de violencia de género son extremas: 14.000 mujeres mueren al año en Rusia, según datos de 2008 y 12.000 mujeres según  el estudio publicado por RIA Novosti, en años más recientes; es decir, que cada 40 minutos muere una mujer a mano de su pareja y que en un 97% de los casos no denuncian y que entre el 60 y el 70% de los casos no buscan ningún tipo de ayuda.
Resultado de imagen de rusiaUna mujer rusa no denuncia porque la propia policía hace oidos sordos y remite a la mujer a que solucione el tema dentro de su casa y no fuera. No hay legislación sobre el caso, ni datos abiertos al público.
En 2012 el Comité contra la Tortura de la ONU emitió un informe sobre la Federación Rusa donde mostraba su inquietud ante las informaciones que apuntaban a que los oficiales de las fuerzas de seguridad son reacios a registrar las denuncias por violencia doméstica, y que las mujeres que buscan que se realicen investigaciones criminales en sus denuncias por violencia doméstica, en numerosas ocasiones son obligadas a participar en procesos de reconciliación.
Es muy poco común que el Estado ruso acuse al agresor de un crimen por violencia de género, incluso si la víctima muere.
Una mujer con problemas de este tipo carece de ayuda jurídica. Los abogados son demasiado caros para poder llevar un caso de este tipo ante un juzgado y luego, al no existir legislación, las penas impuestas al maltratador, suelen conllevar unos días en prisión y luego vuelta al hogar conyugal, con lo cual la mujer está predispuesta a tener que soportar un mayor castigo.
Resultado de imagen de rusiaLos legisladores que se oponen a implantar un sistema de amparo para las mujeres echan mano del Código Penal Ruso donde se habla ya en artículos específicos sobre el castigo al maltratador: daños intencionales a la integridad física (parte 1 articulo 15), sobre palizas (parte 1, articulo 16), etc. y eso me recuerda a los debates que se originaron en España cuando, en 2004, se aprobó la Ley Contra la Violencia de Género, amparándose quienes votaron que NO en la existencia de un Código Penal que ya cumplía esa función. Aún hoy en nuestro país hay jueces que intentan no aplicar la Ley que ampara a la mujer, sino el Código Penal.
Rusia tiene un grave problema con sus dirigentes y va a ser muy difícil salir de él sin el apoyo de la DUMA, cosa que parece imposible a fecha de hoy.

lunes, 19 de octubre de 2015

UNA HISTORIA COMUN

Esta historia quizás os suene, es algo, desgraciadamente muy común, pero quiero compartirla con vosotros para que saquéis vuestras propias conclusiones. Seguro que alguien se sienta identificado con estas palabras, por eso no quiero comentarlas, sino dejar que seáis vosotros quienes deis la opinión que os merece.

 "Quise levantarme esta mañana, pero no podía. Notaba el sol que se colaba por la ventana, apagado, como que no brillaba. Aún siendo a finales de julio, no siento calor. He tenido escalofríos durante la madrugada, he dormido sola y todo ello me ha llevado a dejarme acurrucar por las sábanas y pasar de activarme.
Resultado de imagen de amor dolorSabía que estaba sola y, puesto que ya no tenía sueño, mi mente repasó paso a paso lo sucedido en la noche anterior. De pronto me ví sola, llorando y reutilizando las decenas de pañuelos de papel que habían acabado con las existencias antes de que el sueño me venciera.
No oí la puerta cuando Iván salió. No daría fuerte, como otras veces. Ahora sabía que cuando volviera todo seguiría igual.
Yo he sido siempre una mujer fuerte, al menos era lo que creía. A fin de no provocar discusiones, he cedido en muchas cosas, incluso aquellas que forjaron mi personalidad cuando la vida empezó a golpearme. Ahora me doy cuenta que he dejado de ser yo para convertirme en el muñequito de un llavero que baila al antojo de otra persona. No me reconozco.
No sé cuándo empezó mi cambio, ni cómo. Lo que si tengo claro es que me he perdido por querer demasiado a mi pareja. Me encuentro dentro de un laberinto del que no encuentro la salida.
Anoche Iván me pegó. Sé que a lo mejor me lo merecía, que tenía razón, pero me pegó y eso ha abierto una brecha entre los dos que no sé cómo solventar. En el fondo, sabía que eso podía llegar porque no es la primera vez que levanta la mano, aunque ésta termina dando en la mesa o en la pared, pero anoche me alcanzó, y aunque solo fue un tortazo del que no guardo señal, es un roto dentro de mí que tengo que afrontar.
Resultado de imagen de amores que duelenFue una discusión sin más, por una tontería. Total, empezamos hablando de las próximas vacaciones del mes que viene. A mi no me gusta el mar y a él le encanta. Siempre vamos a la playa y quería este año, cambiar el destino. Argumenté, él gritó y de pronto me encontré con su mano en mi cara a la vez que chillaba un "siempre estás con tus tonterías". Ahí acabó la discusión y, posiblemente, las próximas vacaciones. Hubiese podido quedarse en una tontería, en un no ponernos de acuerdo, pero anoche Iván traspasó las barreras de la convivencia y de mi bienestar. 
Hace ya algún tiempo que las cosas no están bien, que me grita, que no me deja acudir con él a ciertos sitios donde van sus amigos porque no estoy a la altura, y será cierto porque son todos académicos y gente con un lenguaje tan culto que me hace sentir fuera de lugar. También con el tema del dinero se ha puesto incómodo conmigo, pues dice que gasto demasiado. Y será cierto. Me he propuesto cambiar mi aspecto para gustarle y quizás gaste mucho y la economía doméstica se resienta. A veces le he pillado mirándome el móvil con la excusa de buscar un contacto en mi agenda, pero luego me doy cuenta que lo que ha estado haciendo es consultar mis mensajes y las llamadas. Eso no me molesta porque pensar que tu pareja tiene celos no es malo, es señal de que te quiere.
Resultado de imagen de amor dolorPero anoche me pegó. No sé cómo actuar cuando vuelva, no sé si volver a sacar el tema y pedirle perdón, no sé si mantenerme en mis argumentos y con ello poder volver a la discusión; quizás callarme y dejar que él marque el rumbo sea lo más cómodo para mí.
Iván, eres mi compañero y te quiero, pero no me hagas esto.
Voy a salir y comprarle un regalo, quizás su perfume preferido. Seguro que todo volverá a su cauce y se dará cuenta que no debe actuar así conmigo, pero tengo que hacérselo ver con cariño, no puedo ponerme hecha una fiera cuando es él el que me mantiene y me guia. ¡No sé qué haría sin su ayuda! Lo es todo para mí, y sin él no podría vivir. Decidido, me levanto y sigo viviendo con esos trozos que me da porque con ellos soy feliz."
 (?)

jueves, 8 de octubre de 2015

BENIEL, DONDE SE DICEN TONTERIAS

En los pequeños pueblos, también hay violencia de género. Ni más ni menos, simplemente el impacto es mayor porque todo el mundo se conoce. Las muestras de apoyo se duplican, y nadie queda inmune a la situación.
Así pasó en Beniel un pequeño pueblo de Murcia a principio de esta semana. Aunque la chica no era oriunda del pueblo, todo el mundo salió a la calle para sumarse a la tristeza de la comunidad de Mali que vive en la zona.
Resultado de imagen de Maimouna BenielLa violencia de género se cebó con una chica joven que había cambiado el dirnld, traje típico de Mali, por las camisetas y los pantalones vaqueros. Una mujer que quería aprender español, que pretendía evolucionar junto al país que la había acogido. Con tan solo 23 años, tenía toda una vida por delante y que había llegado a la zona a trabajar y a criar a sus dos niños, uno de 4 y otro de 7 años.
Pero esta mujer tenía un gran problema: su marido. Ya sabía con esta edad tan temprana, lo que era sufrir; de hecho había acudido a pedir ayuda al Centro para Mujeres del pueblo, había denunciado a su pareja y habían dictado contra él una orden de alejamiento y protección para la víctima.
El nombre de Maimouna pasa a engrosar una estadística vergonzosa en España, donde el número de mujeres asesinadas por violencia de género se acerca a 70, datos desconocidos porque algunas mueren después de dar la noticia (y ya no interesa porque no es impactante) o porque son casos "en estudio".
El resumen que queda de esta triste historia es, sobre todo, el historial vital que van a tener que soportar dos niños que aún no saben qué ha ocurrido, aunque presenciaron una escena donde su padre, con una pata de silla, golpeaba fuertemente a su mujer, hasta que la mató.
Resultado de imagen de mali maltrato murciaPero han salido todos los partidos políticos a dejar frases para la historia, comunicados vergonzantes sobre la situación y sobre la intención de acabar con esta lacra.
Por un lado tenemos las declaraciones de la Consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades de Murcia, Violante Tomás quien dijo que "un maltratador no cambia" y que "la fallecida pidió ayuda en 2013 y en 2014, pero ya no quiso más y no hemos podido hacer nada por desgracia". Después indicó que en esta Comunidad Autónoma se destinan más de dos millones de euros para acabar con el maltrato en la región.
Y me pregunto: Si una mujer maltratada, mientras el agresor esté cerca, sabe que no va a cambiar, y que los Centros de la Mujer conocen estas situaciones; aunque la mujer no lo pida, ¿no hacen nada de seguimiento para tratar de ayudar sin pedirlo?
Quizás una mujer maltratada no pide ayuda por miedo, por necesidad económica de su pareja porque lo que dan las arcas municipales no le llega para mantener a su familia o por un amor ciego nacido de la creencia de que su pareja puede llegar a cambiar.
Aquí fallan los centros de ayuda, falla el uso del dinero para combatir esta lucha indecente y falla, sobre todo, las políticas que se llevan a cabo, porque si una mujer muere, todo el sistema se resiente y debe aprender de sus errores; aunque en este caso los errores son mortales.
Después tenemos las declaraciones de la Presidenta de la Asamblea Regional, Rosa Peñalver, quien instó a los gobiernos a que "en la medida de lo posible, establezcan las medidas oportunas para prevenir, atender y ayudar a las víctimas, familiares y amigos de este tipo de violencia" y que "se puede combatir y cambiar y si todos nos empeñamos, se puede erradicar".
Resultado de imagen de Maimouna BenielYo le recuerdo a esta ilustre señora, madre de la Ley Contra la Violencia de Género, que me dijo mirándome a los ojos, que en este tema "ella no podía hacer nada", cuando me ofrecí a dar charlas GRATUITAS a mujeres maltratadas y a colectivos interesados. Esta señora se desentendió del tema y no con palmaditas en la espalda precisamente, sino con gesto adusto para invitarme a dejar el tema en manos de políticos e, imagino, en manos de aquellos que viven de este horrible asunto. Por ello, lo que Rosa Peñalver diga en este tema sobre concienciación, a mi me suena a quedar bien ante la prensa pero que en su fuero interno, no pretende hacer nada. A mí, al menos, me lo demostró.
Después salió a la palestra Rafael González Tovar, Secretario Regional del PSOE en Murcia, para afirmar que había que "seguir trabajando y luchando porque la violencia de género desaparezca de nuestra Región, de España y de la faz de la tierra" y añadió "Nos tiene que hacer reflexionar para que avancemos y no permitamos ningún retroceso ni recursos ni en dedicación a este tipo de mujeres que están bajo riesgo, sufriendo calladamente esa opresión, pero que un día, desgraciadamente, pierden la vida". Y se quedó tan pancho.
Le recuerdo a Rafael González, como Presidente del Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea Regional, que es el "jefe" de Rosa Peñalver y que, además, la mayoría de los Ayuntamientos de esta región que bajo su bandera, se hicieron con el poder en las últimas elecciones municipales, jamás han respondido a ninguna invitación que les he enviado para trabajar en este tema. Parece que con los CAVI está todo solucionado. ¡Cuánto se equivocan!
Y por último tenemos las declaraciones de Victoria Rodríguez, responsable de Mujer de IU-Los Verdes en la Región de Murcia.
Resultado de imagen de asamblea regional murciaRecuerdo a esta señora en su despacho de la Asamblea Regional, dándose golpes de pecho con este tema, a quien regalé mi libro ¡Zorra! y con quien anticipamos una colaboración en esta materia para ir pueblo a pueblo y colectivo por colectivo, para difundir el mensaje de no aguantar estas situaciones. Eso fue hace más de dos años y aún estoy esperando una simple llamada. Pero eso sí, le salió la vena patria en Beniel y defendió su postura y acusó al gobierno, tanto al regional como al nacional, quedando como que su organización sería el aladid abanderado que se espera en esta situación. ¡Menuda hipocresía!
En definitiva, los políticos me merecen un rotundo suspenso en esa situación que no saben y no quieren afrontar y que dejen de lanzarse acusaciones unos a otros, porque mientras, una mujer muere.